Paz en medio de la tormenta

Esta semana hablaremos acerca de una de las caracteristicas más visibles de los Cristianos. La paz que rodea a un jóven Cristiano cuando atraviesa por problemas o dificultades en su vida.

Primero, recordemos lo que Jesús nos dijo con respecto a Su paz, esa paz que sobrepasa todo entendimiento y que por lo tanto a pesar de que pasemos por circunstancias adversas nos hace sentir confiados de que todo saldrá bien.

“La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”
Juan 14:27

Me gusta la parte que dice: “No se angustien ni se acobarden”, porque es algo que me da fuerzas para seguir y me llena de valentía. Es normal que como personas, llenas de sentimientos, reaccionemos con dolor, tristeza e ira ante una situación adversa en nuestras vidas.

Una vez escuché que la paz no se trata de estar tranquil@ a causa de un clima soleado y despejado, sino de estar tranquilo en medio de un clima tempestuoso. Ya que no quiero decir que como cristian@s ahora nuestra vida va a estar llena de felicidad y nunca pasaremos por momentos difíciles. De hecho, al cristian@ también le pasan cosas como cancer, sida, tumores, muertes de seres queridos, asesinatos, violaciones, robos, etc.

Lo importante es entender que a pesar de las circunstancias o problemas que estemos pasando, siempre podremos contar con nuestro Dios y pedir su ayuda. Claro que puedes frustarte o llorar por la situación que estas pasando, pero que mejor que hacerlo con Jesús. Apoyarte en aquel que nos da fuerzas todos los días y al que llamamos nuestro Dios. No te olvides que a pesar de lo que estemos viviendo, podemos tener la esperanza de que pronto terminará y de que Dios tiene sus razones para permitirlo.

“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.”
Juan 16:33
 
Nótese que el “¡anímense!” es un imperativo, es algo que en la lengua española se debe leer con énfasis. Por lo tanto, Jesús nos está diciendo que no debemos permanecer tristes o desanimados por los momentos o circunstancias adversas.
 

Entiendo que es muy dificil adorar en medio de un mar de lágrimas y más cuando no quieres hacerlo. Pero te animo a intentarlo, a pesar de las dificultades que pases, a pesar de lo que te digan, a pesar que estés sol@. Considero que en estas circunstancias es cuando es importante demostrarle a Jesús que le creemos y que auque no sepamos como salir o que hacer, confiamos en Él.

Dios te bendiga
DC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.